¿Sucesor de las Google Glass? Google prueba unas nuevas gafas de datos

| |

Diez años después de las Google Glass, Google vuelve a probar las gafas AR en público, con una diferencia importante.

El prototipo debe parecerse a unas gafas convencionales y tiene una pantalla, micrófonos y cámaras instaladas.

El dispositivo será usado a pequeña escala por unas pocas docenas de empleados de Google y evaluadores seleccionados en lugares públicos a partir de agosto. Las escuelas y los patios de recreo, los edificios gubernamentales, las instalaciones de atención médica, los lugares religiosos y las instalaciones sociales están excluidos de esto.

Publicación Destacada

La empresa está probando diferentes aplicaciones con las gafas AR como traducción y transcripción del lenguaje hablado y escrito, Navegación AR y búsqueda visual. El dispositivo portátil utiliza datos del entorno para traducir una tarjeta de menú o guiar a los usuarios a un café cercano con flechas digitales, según la publicación del blog de Google.

Google se toma la privacidad en serio

Google Lens y Google Maps han ofrecido tales funciones de AR durante años. Ahora están dando el salto de los smartphones a las monturas de gafas. Con las pruebas al aire libre, Google quiere saber cómo funciona la tecnología en condiciones realistas.

En el Google I/O de mayo, la empresa presentó por primera vez gafas AR, que traducen el lenguaje hablado en tiempo real y lo muestran como texto en el campo de visión del usuario. El dispositivo portátil que se muestra en el video es un marcador de posición y no refleja la apariencia real de las gafas de realidad aumentada.

Google destaca que los sujetos de prueba con el prototipo incapaz de tomar fotos o videos. La información registrada por las cámaras y los micrófonos solo se usa para implementar las funciones AR, una diferencia importante con Google Glass. Las gafas tecnológicas presentadas en 2012 encontraron resistencia por parte de la población y generaron un debate sobre la privacidad después de que los probadores fueran llamados “agujeros de vidrio”, arrojados de bares e incluso agredidos físicamente.

En el segundo intento, Google quiere tomar las cosas con más calma y garantizar que se preserve la privacidad de los sujetos de prueba y el medio ambiente. Todos los evaluadores se someterían a un riguroso entrenamiento en comportamiento, privacidad y seguridad, escribe Google en un comunicado. Preguntas más frecuentes. Una luz LED notifica a las personas cercanas cuando los datos de la imagen se guardan para «análisis y solución de problemas». Estos deben ser eliminados a petición.

Meta ha estado probando desde 2020 y lanzó gafas con cámara.

Después de la debacle de Google Glass, es comprensible que Google vaya a lo seguro.

Meta está adoptando un enfoque mucho más agresivo: en septiembre de 2021, la empresa, junto con el fabricante de gafas EssilorLuxottica, lanzó Ray-Ban Stories: una Lentes Ray-Ban sin pantalla, que puede tomar fotos y videos de los alrededores. Aquí, también, una luz LED indicaba cuando la grabación estaba en curso. Sin embargo, a plena luz del día, esto apenas se nota.

Con Project Aria, Meta ha estado probando en público desde 2020 qué datos ambientales requieren gafas tecnológicas para las funciones básicas de AR. El prototipo de Aria está repleto de sensores, pero a diferencia del prototipo de Google, no tiene pantalla.

Es probable que el dispositivo portátil de Google utilice tecnología de la empresa canadiense North. Google compró North, que fabricaba gafas inteligentes elegantes y con estilo, en el verano de 2020.

También se dice que la compañía está trabajando en un auricular AR de video inmersivo, cuyo nombre en código es Iris, que podría rivalizar con los próximos auriculares AR de Meta y Apple. Según los informes, el lanzamiento al mercado está programado para 2024.

Martín de Diego
Martín es un reportero que se unió a CuantoTech en 2020, y cubre una amplia gama de temas de TI y política tecnológica. Anteriormente, Martín escribió para Network World de IDG durante 5 años, donde cubrió Microsoft, Google, el código abierto, la computación en la nube, la virtualización, los centros de datos y mucho más. Martín proviene de la Universidad Politécnica de Madrid, donde estudió periodismo y literatura, antes de pasar el inicio de su carrera escribiendo sobre el gobierno, el medio ambiente, la salud y la tecnología médica para varias revista de máxima actualidad.