¿Por qué la realidad aumentada es tan difícil?

| |

Las empresas tecnológicas invierten miles de millones en gafas AR, pero la tecnología apenas avanza. ¿Porqué es eso?

Deben ser tan geniales y elegantes como las gafas Ray-Ban, cómodos de usar y proyectar hologramas realistas en el entorno cuando se lo ordenen. Y ser tan baratos que los simples mortales puedan permitírselos.

Así son las gafas de ciencia ficción con las que sueñan empresas como Meta, Apple o Microsoft y cuyo lanzamiento al mercado se pospone en repetidas ocasiones porque aún no se ha inventado la tecnología necesaria para ellas.

Publicación Destacada

Las gafas tecnológicas de hoy en día son delgadas y estrechas y (casi) no pueden hacer realidad aumentada, como las Ray-Ban Stories, o son tan grandes y pesadas como los auriculares AR Hololens 2, que no se usan en la vida cotidiana. Este es el dilema fundamental de las gafas AR.

Sci-Fi AR: 22 problemas eliminados de la realidad

En un video de YouTube, el experto en pantallas Karl Guttag habla sobre los obstáculos técnicos en el desarrollo de anteojos AR para el mercado masivo. Guttag es conocido como un escéptico de las gafas AR: en su blog, acompaña los desarrollos en la industria y el bombo AR de la última década con críticas bien fundadas.

En una entrevista con el analista de la industria Brad Lynch, presenta una lista de 22 desafíos de diseño que los fabricantes de gafas AR deben superar si quieren lograr un atractivo masivo y una iPhone momento de realidad aumentadaluchar.

La lista de desafíos de Guttag en el desarrollo de anteojos AR para el mercado masivo.
La larga lista de problemas de diseño de Guttag.

La lista proporciona una buena visión general de los mayores obstáculos y va desde problemas de ingeniería difíciles (tamaño, peso, consumo de energía, calor residual) hasta las desventajas de las pantallas AR actuales (calidad de imagen, transparencia, campo de visión) y preguntas sociales sin respuesta (protección de datos, privacidad, estigmatización social).

Gafas AR: una pizca de pragmatismo

Además de la cantidad de desafíos técnicos, es en particular la relación entre ellos lo que plantea serios problemas para la industria. Una vez que se ha encontrado una solución adecuada para uno o más puntos, a menudo tiene un impacto negativo en otros puntos.

Guttag habla de uno en este contexto juego de ajedrez multidimensionalque tienes que ganar. No importa qué movimiento haga, puede acercarse a un objetivo pero perder otro.

El experto en pantallas cree que las gafas AR perfectas son imposibles, pero también tiene buenas noticias: es posible que tales dispositivos de ciencia ficción no sean necesarios en absoluto. Confía en el bombo exuberante y las visiones de alto vuelo. pragmatismo contador: las gafas AR tienen derecho a existir si se aleja de los requisitos máximos y recurre a otros mercados y aplicaciones más pequeños.

Así podrían seguir desarrollándose las gafas tecnológicas

No se requiere un amplio campo de visión ni gráficos complejos para que las gafas AR sean convincentes como producto. Estos factores son más importantes para inmersión y juego en lugar del uso diario y están mejor con auriculares VR.

La Realidad Aumentada aprovecha sus puntos fuertes cuando expande con cautela el entorno y es francamente escasa en sus recursos. Esto requiere menos tecnología de punta. “En Realidad Virtual entregas todo. En AR, quieres entregar lo menos posible”, dice Guttag, refiriéndose a los estímulos visuales.

¿Podría ser que las gafas tecnológicas se estén diversificando con éxito hacia dos clases de dispositivos bastante diferentes? Por un lado Auriculares de realidad mixta que son particularmente potentes e inmersivos, por otro lado en lentes AR delgados y cotidianos que solo amplían sutilmente la realidad y se limitan a la ayuda cotidiana.

La pregunta es cuán grande es realmente el mercado para este tipo de anteojos tecnológicos. Porque ninguno de estos dispositivos resuelve el dilema mencionado al principio.

Martín de Diego
Martín es un reportero que se unió a CuantoTech en 2020, y cubre una amplia gama de temas de TI y política tecnológica. Anteriormente, Martín escribió para Network World de IDG durante 5 años, donde cubrió Microsoft, Google, el código abierto, la computación en la nube, la virtualización, los centros de datos y mucho más. Martín proviene de la Universidad Politécnica de Madrid, donde estudió periodismo y literatura, antes de pasar el inicio de su carrera escribiendo sobre el gobierno, el medio ambiente, la salud y la tecnología médica para varias revista de máxima actualidad.